15/02/2019
La Auditoría General de la Nación aprobó ayer en el primer Colegio de Auditores Generales del año el Plan Operativo Anual (POA) 2019, que consta de 464 trabajos de control gubernamental, de los cuales 204 se encuentran actualmente en desarrollo y 260 son nuevos. De estos proyectos, 158 son de exámenes especiales, 153 de gestión, 121 de financiero y 32 de cumplimiento.

Este año, la AGN deberá auditar los bancos Nación y Central de la República Argentina, así como también la Administración Federal de Ingresos Públicos, ANSES, el Programa de Asignación Universal por Hijo y el Programa de Reparación Histórica de Adultos Mayores de la República Argentina.

Una de las iniciativas más importantes del 2019 es la evaluación del Control Aduanero respecto de las Operaciones de Comercio Internacional cursadas a través de la Terminal Puerto Rosario S.A.
En el Plan también se encuentran incluidas las auditorías a los entes reguladores de servicios como electricidad, agua y transporte y los Planes de Inversiones Obligatorias al transporte de gas natural, al transporte aéreo y a las low cost.

Plaguicidas, permisos de agroquímicos, gestión integral de los desastres naturales, residuos sólidos urbanos y avances en el Saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo son algunas de las auditorías de ambiental que se incluyeron. Además el Plan tiene previsto trabajar en la verificación del cumplimiento de los Objetivos 2030 de las Naciones Unidas denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

También se auditará el soterramiento del Corredor Ferroviario Caballito – Moreno – Línea Sarmiento, la obra de electrificación del Ferrocarril Roca; las obras viales financiadas con el sistema vial integrado (SISVIAL), y la sostenibilidad de las concesiones viales, así como también auditorías destinadas al examen de los contratos PPP (participación público-privada).

Este Plan pone en práctica un enfoque de control altamente calificado y validado por normas internacionales de auditoría (INTOSAI), al mismo tiempo que intensifica la recolección de evidencias mediante el uso de drones logrando así elevar la calidad de los informes de auditoría.