06/03/2018
El presidente de la Auditoría General de la Nación, Oscar Lamberto, y el Auditor General, Alejandro Nieva, recibieron hoy a alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. La visita se realizó en el marco del Programa de Capacitación Institucional, que la casa de altos estudios viene impulsando con el objetivo de conocer el funcionamiento de las instituciones públicas, que influyen de modo relevante en la creación, interpretación y aplicación del Derecho.
 
Para dar apertura al encuentro el presidente de la AGN destacó que la virtud del control es cuando se realiza de forma sistemática “todos los días, todo el tiempo. Esta es la parte esencial del funcionamiento del Estado, y nosotros somos el organismo que hace que ese Estado funcione bien”.
 
“El mejor aliado del control es el ciudadano, pero debe estar informado, por eso estamos cambiando las formas de comunicar nuestros informes”, indicó Lamberto. También explicó la importancia de generar vínculos con la ciudadanía. “Queremos tener más contacto con la gente, para ello invitamos a la ciudadanía a participar de la planificación de nuestras auditorías. Tiene que ser un cambio cultural. A la corrupción se la combate con la ley, pero también con la cultura. Hay que generar una cultura de ´no robar´”, enfatizó el titular de la AGN.
 
Por su parte, Nieva explicó el funcionamiento de la AGN y la importancia de su función en el sistema republicano. “Somos un órgano de asistencia técnica del Congreso, y el principal órgano de control de acuerdo a las funciones que nos otorga el Parlamento. Analizamos la marcha de la administración pública a partir de los informes”, dijo el auditor jujeño.
 
Además, se refirió a la importancia y utilidad de los informes realizados en la AGN e indicó que “le dan al Parlamento y a la ciudadanía nuestro análisis sobre la eficiencia y eficacia con la que se administran los recursos del Estado. Esto de algún modo expresa el cambio de paradigma del control a partir de la ley de Administración Financiera”, y finalizó: “Para que haya una democracia sana tiene que haber buenos controles”.
 
Luego de la bienvenida, se abrió un espacio de diálogo con los estudiantes que realizaron preguntas sobre la AGN, su funcionamiento y su alcance.