25/04/2017

LA IMPORTANCIA DE LA CUENTA DE INVERSIÓN

Leandro Despouy, Rodolfo Barra y Enrique Paixao (ex presidentes AGN) y Javier Fernández (Auditor General AGN). | Ampliar (1 de 1 fotos)

Los expresidentes de la Auditoría General de la Nación Enrique Paixao, Rodolfo Barra y Leandro Despouy, participaron esta tarde del panel  “Efectos de la aprobación de la Cuenta de Inversión” que integra el seminario internacional República y Control, por los 25 años de la AGN. El auditor general Javier Fernández fue el moderador.

Los invitados se refirieron a los efectos de la aprobación de la Cuenta de Inversión (CI) –la cual Fernández destacó como una de las labores fundamentales de la Casa–, y expresaron sus opiniones al respecto ya que ha sido un tema muy debatido a lo largo de estos años de funcionamiento de la Auditoría. Fernández también destacó que “se ha trabajado mucho para tener la Cuenta de Inversión al día”.

Paixao habló de la evolución jurisprudencial entre las cuentas presentadas y los hechos delictivos y explicó: “La AGN y el informe sobre cuentas tienen que ver con la calidad de la información”.  También expuso casos durante gobiernos anteriores en los que aparece como indispensable la Cuenta de Inversión.

A continuación, Barra explicó que considera a la Cuenta de Inversión un acto institucional, que está directamente vinculada con el Presupuesto y que “no puede cubrir una eventual responsabilidad penal ni civil”. También analizó las contradicciones entre las responsabilidades de las figuras de presidente –“quien tiene la responsabilidad política y pareciera que la Constitución lo ha excluido de responsabilidades que sean más allá de las políticas”–, y jefe de gabinete –quien ejerce la administración general del país y “es el que ejecuta la Ley de Presupuesto, que es lo que la cuenta de inversión va a analizar”.

Por último, tuvo la palabra Despouy quien felicitó a Oscar Lamberto por haber  recuperado el enorme atraso que se tenía en el tratamiento de la Cuenta. Sobre las presentaciones de los expositores, agregó que, más allá de la teoría jurídica, en la práctica no se exonera de responsabilidad a los funcionarios. Y concluyó: “Que nuestros informes sean conocidos, se traten y pueda existir este tipo de publicaciones es un instrumento de formación ciudadana (…) y también familiariza la cuestión presupuestaria con la ciudadanía”.

 

Compartir: